lunes, 1 de septiembre de 2014

BOMBEROS FORESTALES YA!!



Como muchos habréis oído ya, el dia 28 las 10 bases Brif existentes en el territorio español llevamos a cabo un encierro en nuestras respectivas bases, siendo un éxito en cuanto a participación. Aquí os dejo algunos de los comunicados y explicaciones existentes sobre el acto:


DESDE LA BRIF DE DAROCA

Para presentarnos hacia las personas que no conozcan las BRIF(Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales), somos un servicio de emergencias que se dedica a la extinción y prevención de incendios forestales en todo el estado español. Somos aproximadamente 550 trabajadores/as, gestionados por la empresa pública TRAGSA, empresa dedicada principalmente a obras, TRAGSA esta contratada a su vez por el MAGRAMA(ministerio de agricultura, alimentación y medio ambiente) suponiendo un conste de servicio de 25 millones de euros. Existen 10 bases repartidas por todo el territorio español incluyendo a las islas canarias, somos un medio helitransportado especializado en grandes incendios durante el verano, que es la época con máximo riesgo, durante el invierno nos dedicamos a la prevención, realizando trabajos en montes cercanos a nuestra base de trabajo.
Desde la creación de estas brigadas hace 23 años, la precariedad laboral siempre ha estado presente, de hecho, hasta hace poco más de 5 años el trabajo se limitaba a 4 meses al año, impidiendo una estabilidad y profesionalidad en el puesto de trabajo. Actualmente estamos trabajando once meses al año y uno nos mandan al paro. Poco a poco se ha ido luchando mediante sindicatos y la ATBRIF(asociación de trabajadores/as BRIF) como mejor se ha podido por unas condiciones dignas y no se ha conseguido dar ningún paso en nuestro beneficio.
Mientras tanto TRAGSA mantiene puestos de trabajo algo sospechosos, sólo en Madrid de 500 trabajadores/as cerca de 200 son directivos, con sueldos insultantes para el resto de nosotros/as, en muchos casos superiores a 100.000 euros al año, casualmente se encuentran ex-políticos entre estos beneficiados. A pesar de ser una empresa “pública” se encarga de un servicio y no debería tener los beneficios como objetivo, planteó un E.R.E. recientemente con la intención de despedir a 1.600 trabajadores justificado por unas perdidas que se demostró que no eran reales, no obstante la empresa sigue insistiendo para hacerlo efectivo.
Hasta tal punto llega la ambición y la falta de moral de esta empresa que no ha dudado en intervenir en otros conflictos de trabajadores con su empresa, como es el caso de la gente de limpieza de basuras en Madrid, donde TRAGSA aceptó la tarea de limpiar las calles de Madrid mientras durara la huelga.
En lo que atañe a nuestras cuestiones laborales estamos dentro de un convenio centrado en la construcción, que no reconoce nuestra categoría profesional, de hecho se nos aplica la categoría más baja. Se nos mete injustamente en este convenio a través de un anexo en el que ni si quiera se aplican más de 40 artículos de este convenio.
Son muchas las razones que nos llevan a intentar organizarnos como colectivo, a intentar mejorar nuestras condiciones laborales desde un trabajo asambleario y de base, creemos que los cauces habituales y burocráticos no son suficientes para alcanzar nuestros objetivos, coincidimos también con el resto de trabajadores/as del sector de incendios forestales, como nuestros compañeros/as aquí en Aragón, por ejemplo, pertenecientes a la empresa SARGA.
Creemos que debemos luchar conjuntamente todos los trabajadores/as de nuestro sector por el reconocimiento de nuestra profesión, por nuestro futuro y por nuestra dignidad, y esperamos que esto se convierta en un paso más hacia la solidaridad entre trabajadores/as de este y otros sectores.
Como respuesta a las negativas de TRAGSA respecto a las demandas de los trabajadores/as BRIF y en protesta por la precariedad y falta de reconocimiento de nuestra profesión, la noche del 28 de Agosto los trabajadores/as nos encerraremos en el centro de trabajo como señal de protesta, tras acabar nuestra jornada laboral y sin perjudicar el servicio de extinción de incendios. Esta acción se realiza conjuntamente con el resto de bases BRIF del estado español, al cual sumamos nuestro apoyo.

COMUNICADO DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LAS MOVILIZACIONES DEL COLECTIVO BRIF.

Las BRIF, somos las brigadas de refuerzo para incendios forestales, somos un colectivo de más de 500 trabajadores helitransportados especializados en la extinción de incendios forestales que apoyamos al resto de dispositivos contra incendios de las diferentes comunidades autónomas españolas, incluidas las islas, la problemática que hoy hacemos eco, es común a todos los servicios contraincendios estatales independientemente de la comunidad autónoma a la que estén asignados. Las  BRIF, dependemos del Mº de Medio Ambiente y nos gestiona la empresa pública TRAGSA.
Desde principios de los años 90 que el Mº crea este servicio para dar solución a los grandes incendios forestales (GIF), nos encontramos en una situación laboral precaria, ya que no tenemos reconocida categoría profesional, no hay continuidad laboral, es decir no trabajamos el año completo y además nuestro salario se ve recortado en un convenio de la construcción al que estamos adscritos y que de ningún modo se ajusta a la realidad del servicio que damos.
En base a esto, desde el colectivo BRIF, reclamamos para nosotros y el resto de personas que trabajan en la prevención y extinción de incendios forestales en España del reconocimiento:
1º de la categoría profesional como bombero forestal,
2º determinación de una 2ª actividad y reducción de coeficientes cara a la jubilación y
3º condiciones salariales acordes al servicio prestado
Todo ello lo solicitamos en primer lugar a la empresa pública TRAGSA, como gestor del servicio e indirectamente al Mº de Medio ambiente q es quien promueve el servicio.



SOMOS BOMBEROS FORESTALES, 
NO PEONES DE OBRA.
 CATEGORIA PROFESIONAL YA!!
BRIF EN LUCHA!!!!

miércoles, 27 de agosto de 2014

GUADALQUIVIR, MÁS QUE UN DOCUMENTAL.




Hace ya un tiempo un amigo y compañero de curro me recomendó un documental que él había visto en canal+.
Al oír documental los guepardos, ñus, impalas, jirafas u osos invadían mi mente, los comentarios científicos de los documentales lejanos que estamos acostumbrados a ver en televisión se apoderaban de la esencia del documental.
Como casi siempre y no me canso de reivindicar en varias entradas de este blog, nos centramos en descubrir, aprender y viajar a zonas lejanas, desconocidas para nosotros o exóticas, pensando que ya sabemos y conocemos lo que tenemos a dos kilómetros de la punta de nuestra nariz, estando esta idea muy alejada de la realidad, ya que con cualquier cosa nueva que descubramos en la puerta de casa, en la huerta o en las orillas del Jiloca vamos  quedarnos igualmente sorprendidos y emocionados que con aquello lejano que tanto nos llama.
Pues en este caso este documental nos muestra nuestra fauna ibérica, algo que ya había caído en peligro de extinción desde las grabaciones del amigo Félix, con su serie fauna ibérica.
En esta ocasión el escenario que además da nombre al documental es el rio Guadalquivir, que enlazado con el viaje de una rabosa, forman el hilo conductor de dicho documental. Las imágenes impresionantes y el trabajo que tiene que llevar detrás esta grabación magnifico y asombroso. Pero para mí esa magia diferente que me hace tener un recuerdo especialmente bueno del documental la aportan los comentarios, poéticos, profundos, y comparativos que marcan ese punto diferente y que hacen unas descripciones y dan una información muy poco científica, que hace todavía más fácil el quedarse boquiabierto con las imágenes, bañadas con la característica voz de la cantaora Estrella Morente a cargo de la narración.
Os dejo tres fragmentos del documental, invitándoos a que lo busquéis en internet y lo veáis entero, merece la pena.

El primer fragmento es el tráiler del documental. 


Este segundo es una parte de la berrea del ciervo, como muestra de los comentarios destacar el resumen del apareamiento del ciervo que en otros documentales mas científicos podría dar pie a un episodio completo, aquí una frase que dice todo sin decir nada: “Muchas coronas, un solo trono”



Y por último una pequeño relato de cómo se grabó el documental, si queréis buscar más fragmentos en YouTube hay unos cuantos disponibles.


lunes, 11 de agosto de 2014

PRECARIEDAD LABORAL ENTRE LLAMAS




“El peor verano está por llegar”. Así de contundente se muestra WWF ante la campaña de incendios de este año. Las anormales temperaturas de julio, más bajas de lo habitual, han dado un respiro a nuestros bosques, pero agosto viene fuerte. Se espera lo propio del verano: temperaturas altas y poca lluvia.
Bomberos, agentes forestales y Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF) están preparados para enfrentarse a las llamas con pocos recursos. Otro año más. Desde el inicio de la crisis, estos colectivos hacen frente a las catástrofes del monte con poco personal y escaso material. Algunos, como los bomberos y las BRIF, no tienen ni categoría profesional.  Son tratados como peones o incluso trabajadores de explotación forestal con sueldos que rondan los 800 euros. Y los recortes empiezan a notarse.
Según el Ministerio de Medio Ambiente, el presupuesto para este año  es de 79 millones de euros, tres millones más que en 2013. No es todo lo que hay disponible para combatir los incendios. Hay que sumarle la partida de comunidades autónomas, diputaciones, ayuntamientos…
Pese al aumento de dinero por parte del Gobierno central ya se han quemado un 50% más de hectáreas en los primeros seis meses del año que en todo 2013. El año pasado quedaron arrasadas 20.627 hectáreas; hasta el 27 de julio se han quemado 31.098 hectáreas. Se han registrado 6.641 siniestros, entre los llamados conatos, incendios que afectan a menos de una hectárea, y aquellos que superan los 10.000 metros cuadrados. En cuanto a grandes incendios, aquellos que superan las 500 hectáreas, en 2014 llevamos 4; en 2013 sólo se registraron 2.


La precariedad de bomberos y brigadas

La recién nombrada ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, alababa en su rueda de prensa de finales de julio la labor de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF), destacando su “experiencia, entrenamiento y formación”. Sin embargo, desde la asociación que aglutina a estos trabajadores denuncian su precariedad laboral.

Dependen de la empresa pública Tragsa, portada de periódicos porque presentó un ERE de 726 personas y los tribunales lo declararon nulo en abril. En septiembre, los empleados de las BRIF y la empresa deberán sentarse a negociar el convenio, donde lo más urgente es hablar de sus condiciones laborales. “Lo mejor que nos puede pasar es que nos quedemos como estamos: 545 trabajadores con un sueldo de unos 800 euros. ¿Lo peor? Que despidan a compañeros”, apuntan fuentes de la asociación.

Solicitan también una categoría profesional, que se les reconozca como bomberos forestales y, por supuesto, aumentar su sueldo, dada la peligrosidad que tienen en su trabajo. Piden, además, estabilidad laboral. Sus contratos no son de 12 meses. En 2011, llegaron a ser sólo de 9 por los recortes; los otros tres los pasaban en el paro. Un acuerdo con el entonces ministro Miguel Arias Cañete, consiguió alargarlos hasta los 11 meses.

Un agente forestal investiga el origen de un incendio.


Las BRIF se encargan de apoyar al resto de los equipos de extinción. Desde el inicio de la crisis, y con los recortes, tiene más trabajo. “Nos llaman más a menudo y tenemos que hacer más tareas más allá de apagar el incendio, por ejemplo, revistar, perimetrar....”, apuntan fuentes de la asociación de trabajadores.

La situación no es mejor para los bomberos forestales a quienes se quieren igualar y que tampoco tienen reconocida la categoría profesional. Estos empleados, unos 5.000 en toda España, dependen de las comunidades autónomas, y algunos están registrados en sus contratos como trabajadores de explotación agraria. Fuentes de esta agrupación profesional añaden, además, que algunos empleados sólo tienen contrato los tres meses de verano.

Las diferencias entre unos compañeros y otros, sólo por pertenecer a diferentes regiones, son enormes. Los sueldos, diferentes, pero también bajos. Alguno ha publicado en las redes sociales su nómina de 800 euros. Fuentes del sector apuntan a que en la nómina aparece un plus de peligrosidad de un euro al día. El plus por acudir a un incendio, de tres euros diarios. Por eso piden, incluso a través de Change.org, una categoría profesional reconocida y un convenio a nivel nacional.  Ese convenio debería incluir, apuntan, el reconocimiento del riesgo laboral.

Manifestación de los bomberos forestales en marzo. (Efe

 Las reivindicaciones también pasan por contar con mejores materiales para trabajar. Muchas comunidades autónomas subcontratan a empresas privadas la lucha contra incendios y son estas empresas quienes suministran trajes, botas y mochilas a los trabajadores. Los bomberos forestales se quejan de que algunas aprovechan el material de un año para otro, “cuando debe ser nuevo porque si no el material ignífugo pierde propiedades. Algunos llevan con las mismas botas tres años. No tenemos equipos que se adapten a las necesidades”, denuncian desde la Asociación de las BRIF.

Críticas también de los agentes forestales

Los agentes forestales tampoco se quedan cortos. Esaú Escolar, portavoz de la Asociación Nacional de Agentes Forestales, opina que el problema está no sólo en los recortes, sino en que las administraciones no gestionan bien el dinero público. En concreto, estima que se están destinando muchos recursos a la Unidad Militar de Emergencia (UME), dependiente del Ministerio del Interior, en vez de al resto de los equipos. “A la UME se le llama cuando el incendio pasa a categoría 2, cuando supera las 500 hectáreas. Cuando eso sucede, ya no hay quien lo contenga. Ya no hacen falta.  El tiempo de respuesta para controlar un pequeño incendio es fundamental”, explica Escolar.

También piden más medios y más apoyo administrativo porque son los principales impulsores de la prevención. “Somos el primer eslabón con el mundo rural”, apunta Escolar. Los 6.000 agentes nacionales están en contacto, constantemente, con agricultores y ganadores, cuyos descuidos acaban convirtiéndose, en muchos casos, en incendios.

Mapa de riego de incendio forestal a 8 de agosto. (Ministerio de Medio Ambiente)

Es la prevención otra de las partidas que ha sufrido los recortes administrativos. WWF apunta que, “según datos del Gobierno central, ha habido un recorte del 70% en los últimos 3 años en esta partida”, denuncia Diana Colomina, responsable de restauraciones forestales de WWF. Según un estudio de esta ONG, en los últimos 20 años, un 65% del dinero se dedica a extinción, un 23% a prevención y sólo un 13% a restauración de los incendios. “Somos muy buenos apagando incendios pero muy malos en prevención y restauración. Hay que cambiar esta tendencia. Con una buena labor preventiva podríamos evitar incendios con 20 años de antelación”, sentencia Colomina.

Bomberos, agentes forestales y BRIF seguirán luchando por mejorar sus condiciones laborales pero también en mantener y cuidar nuestros bosques. Su amor por la naturaleza y la motivación personal intenta cubrir el agujero de la precariedad laboral.


 Firmado: elconfidencial.com