lunes, 27 de octubre de 2014

REFLEXIONES TRAS UNA FOTO PREMIADA.


"Centinela de la Oscuridad", ganadora I concurso de fotografia sobre el chpo cabecero. F: Agustín Catalán.


Este sábado me dieron el primer premio con esta fotografía en el concurso fotográfico sobre el chopo cabecero, es la primera vez que gano un premio de fotografía, bueno y de cualquier cosa, y la verdad que fue de manera inesperada y emocionante.
Bien es cierto que para recibir un premio cualquier escenario es bueno ¿no? Pero la verdad que especialmente emotivo para mí, es recibir el premio bajo el contexto de una fiesta popular que tiene un trasfondo naturalista, de conservación, de educación ambiental y de puesta en valor de un patrimonio rural y natural junto con un uso tradicional del territorio. Y si a esta atmosfera acogedora puedes sumarle algo, que mejor que sumarle amigos: de los de toda la vida, los del comando grullero, de los del trabajo, de los que te juntas en todos los sitios…en fin amigos, que igual que a mí también les hizo ilusión el premio.
Hace tiempo que soñaba con aprender a hacer fotografías nocturnas, y ahora estoy en ello. En esa ilusión de la fotografía nocturna, varias son las que tenía en mente, algunas ya están hechas como esta “Centinela de la Oscuridad”, otras han sido tomadas sin éxito, otras todavía están pendientes.
Lo que más ilusión me hace es que esta fotografía la tenía en la cabeza hace tiempo, antes de saber que había un concurso de fotos sobre el chopo cabecero, y no es difícil inspirarse con un chopo cabecero, ya que la verdad es que son monumentos vivos, que lo mires por donde lo mires tiene una belleza innata por el mero hecho de estar ahí. Pero no me valía cualquier chopo, yo quería intentar sacar en mi foto el chopo del Molino de las Hoces de Torralba, chopo que desde pequeño he visto, con las excursiones de senderismo del Club de montaña de Daroca, cuando voy a escalar, cuando voy a ver los buitres, cuando le quiero enseñar a alguien el bosquete de aceres teñido de rojo, en los cursos de ornitología, desde el helicóptero…
Un ejemplar majestuoso que da la bienvenida a aquel que se quiere adentrar en las hoces y que desde años preside majestuoso el cañón bajo la atenta mirada de los buitres que hacen de las paredes calizas su casa, y eso también tenía que sacarlo de alguna manera en la foto.
Creo que una fotografía tiene que transmitirte lo que allí pasa, puede pasar o está pasando solo con verla, y  en la redolada tenemos grandes especialistas en este arte, que decir de Rodrigo Pérez, que es capaz de despertarte todos los sentidos con la imagen perfectamente enfocada de la mirada de un lince, o de su recientemente premiado hijo, Carlos Pérez, que te hace ver el mundo a través de su mirada de niño, que no volveremos a tener. Y por supuesto Uge Fuertes que te traslada a un mundo paralelo con cualquiera de sus fotografías artísticas, que no te dejan saber si es sueño o realidad, si es foto o pintura. 

"Cabeceros de Cristal" F: Agustín Catalán.

Para mí, imposible transmitir en una fotografía todo lo que quería, todo lo que me ha hecho elegir este chopo, este lugar y esa época del año para hacer la foto, varias veces se me ha hecho de noche andando por las hoces, y sentir la falsa soledad que ofrece la naturaleza en un paraje así, rota repentinamente por el ulular de un búho real, o el aullido característico de la zorra retumbando en las paredes, no deja indiferente a cualquiera, y eso precisamente pude disfrutar en el mes de marzo que está tomada la foto, mientras estaba sentado en la mesa de cemento que hay junto al chopo, solamente acompañado de mi perra Senda, y esperando a que la cámara procesara la foto de siete minutos de exposición que acababa de tomar.
Foto que fue la última de una sesión nocturna a este centinela de la oscuridad y junto estas otras dos, fueron las elegidas para presentar al concurso.

"Goteo de Chopos" F: Agustín Catalán.
Con esta foto os invito a la reflexión de que son para ¿ti los chopos cabeceros?, ¿qué te transmiten?, ¿cómo los entiendes?
Creo que es una forma silvícola que puede transmitir muchas cosas diferentes a cada observador, precisamente por ser monumentos vivos, uso tradicional, fuente de ingresos, o de trabajo.
Para mi está claro, si bien creo que ya no volverán o al menos su gran mayoría a dar techumbre a nuestras casas, sí que los veo como cuño de un paisaje que sentimos nuestro, como símbolo entre lo vivo y lo muerto, entre lo aéreo y lo terrestre, entre lo tradicional y lo moderno, lo rural y lo urbano, el desuso y la recuperación, lo místico y lo real, y a partir de ahora como protagonista de un premio que me ha llenado de ilusión y ganas de seguir buscando fotos, rincones y lugares con los que dar a conocer nuestra naturaleza más cercana, más bonita, y a la vez más desconocida.
Muchas gracias por este premio.


13 comentarios:

  1. ¡Agustín, mi pequeño Grande! Qué precioso texto, qué bonitas tus intenciones, qué entrañable tu historia...
    Me alegré muchísimo del desenlace de este concurso. Pilar lo sabía, y se calló durante muchos días, y mira que la provocaba para que soltase prenda... Nada.
    Pero cuando, después de entregarse el segundo premio, giró su cámara hacia ti, justo antes de que Fernando pronunciara tu nombre, una emoción indescriptible me embargó. Por todo lo que tú has dicho, por supuesto. Y por lo que yo y todos los que te queremos sabemos que este reconocimiento supone para un hombre como tú. Enhorabuena de corazón. ¡Sigue buscando!
    Sabi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Sabi, muy bonito.

      Eliminar
  2. Guauuuuu!!! Sin palabras y casi sin respiración (cualquiera abre la boca después de leer esto...).
    Felicidades!! A la vista está, que premio bien merecido... y no sólo por la instantanea...
    Arantza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Arantza por leer y comentar la entrada, me alegra que te guste la foto!!

      Eliminar
  3. Eres mucho más grande de lo que aparentas Agustin. Enhorabuena otra vez!!!

    ResponderEliminar
  4. Jo, Agustín, si bonita es la foto qué decir del texto!. Un premio bien merecido para una gran persona. Enhorabuena y gracias por tus imágenes y tus palabras. Carlos, Eva y Rodri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a los tres familia, y enhorabuena a ti, Carlos, que todavía no nos hemos visto después de que te dieran el premio a tu fotaza.

      Eliminar
  5. Muchas gracias por el comentario Raul, seguro que sí, la labor de la divulgación y el conocimiento de los arboles trasmochos poco a poco ira calando y consiguiendo su fin.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Agustín:
    No he respondido antes porque no había abierto el ordenador.Gracias por dejarnos descubrir a través de la imagen y de los textos la belleza de la Naturaleza.
    Enhorabuena y transmitirte la esperanza y el deseo de que sigas deleitándonos con tus reflexiones y tus ilusiones.Un abrazo Pilarín

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Agustin. Muy bonito todo lo que escribes sobre los arboles, se nota que es algo vivido desde la emoción. A seguir combinando esas pasiones de naturaleza y fotografía. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. A mi el resultado me parece impecable, algo de abstracción en las fotografías les da un resultado diferente e innovador

    ResponderEliminar